Un emblema inconfundible de la localidad Lucense de Friol

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un emblema inconfundible de la localidad. Miembro de la Denominación de Origen Arzúa-Ulloa, el queso de Friol se ha realizado artesanalmente a lo largo de los años, aprovechando la orografía montañosa y verde del lugar, donde se puede criar una maravillosa ganadería de vacas lecheras.

Aún hoy, lo más normal es que la producción de quesos en las distintas parroquias de Friol no llegue a ser industrial sino más familiar y exclusiva. Las características que hacen único este queso de vaca son su forma redondeada, como una esfera achatada por encima y por debajo; su color amarillo chillón, muy apetitoso a la vista, por fuera, y más clarito por dentro; su suavidad y cremosidad en el tacto y en el gusto, y su su sabor más fuerte y salado que otras variedades de queso, incluso dentro de la propia Denominación de Origen.

Estas cualidades hacen que no sólo se pueda utilizar dentro de un bocadillo con el también icónico pan de Ousa sino también en repostería o como guarnición de carne y verduras.